Evento

Porcelanosa

Artículo extraído de El Periódico Mediterráneo

Porcelanosa, interiorismo a la carta

19 interioristas de la provincia se dieron cita en una mesa redonda, moderada por Adriana Nicolau, en la tienda Porcelanosa de Estepark. Los asistentes contrastaron opiniones y proyectos a través de su experiencia y sobre las tendencias del mercado

Encuentro 8 La cita tuvo lugar en la tienda de la capital de la Plana. - FERNANDO GIMENO
El interiorismo se ha convertido en el plato fuerte de la restauración. Los empresarios y profesionales del sector dan cada vez más valor a la estética y la composición de sus establecimientos, con el diseño como carta de presentación.
Esta preocupación creciente que abre restaurantes y titulares de portada es la que trataron 19 interioristas de la provincia de Castellón en la tienda Porcelanosa de Estepark. La empresa multinacional organizó el jueves una mesa redondapara tratar la relación existente entre interiorismo y restauración, y los retos que se plantean a corto y medio plazo en el ámbito nacional e internacional. El acto contó con la participación del equipo de la tienda de Porcelanosa en Castellón, dirigido por Antonio López.Los miembros de Colección Alexandra, Vitale, Summustudio, Nuvart, Lalola Vacui, Forma Interiorismo, In out projects, Gemma Lo Arquitectura Interior, Jean Gobert Cézanne y Beri Estudio, analizaron la evolución de la figura del interiorista a lo largo de estos años y su responsabilidad a la hora de tomar decisiones y desarrollar un proyecto desde cero.Moderado por la interiorista Adriana Nicolau, los asistentes contrastaron opiniones y proyectos a través de su propia experiencia y de las tendencias hacia las que se dirige el mercado. «En los restaurantes actuales prima más la decoración que la carta en sí. El papel del interiorista es de gran importancia, ya que su asesoramiento y visión ayuda a que el espacio tenga mayor rentabilidad y quede visualmente más atractivo», explica Adriana Nicolau.Luz que fidelizaPara esta diseñadora de interiores, lo que marca la diferencia entre un diseño exclusivo y otro más convencional es la luz. La manera de iluminar un establecimiento y de ubicar los distintos elementos decorativos es clave a la hora de fidelizar a los clientes que acceden a él.«El papel del interiorista es fundamental para estructurar un espacio de una manera u otra y en numerosas ocasiones entramos tarde porque el arquitecto o constructor ya ha empezado la obra», matiza Nicolau, para quien el trabajo conjunto entre arquitecto e interiorista debe comenzar a la vez. «Se trata de asociaciones que enriquecen el proyecto y cada vez se está avanzando más en este aspecto. El interiorista comprende la tipología de materiales y el modo de aplicarlos en función del tipo de proyecto que se aborda».Los avances que Porcelanosa Grupo ha hecho en materia cerámica y tecnológica han permitido que los interioristas tengan nuevas herramientas y perspectivas para ejercer su labor diaria. «El trabajo que se ha hecho desde Porcelanosa Grupo ha sido brutal para nosotros. Nos han enseñado cómo podemos presentar un producto y, sobre todo, cómo aplicarlo correctamente. Se trata de un enriquecimiento mutuo, porque ellos nos dan las armas para luchar y nosotros así lo hacemos», remarca la interiorista.Diseño y funcionalidadDe forma similar piensa Jacobo Ventura, de Colección Alexandra, que defiende el diseño en todos los ámbitos de la vida. «El diseño debería estar también en el urbanismo. Tendría que haber una dirección artística en los departamentos turísticos, para que los programas se hicieran con criterio. Que las normativas de las ciudades estén ligadas a una coherencia estética».José María Gimeno, de Summustudio, define el diseño como una mezcla de «estética, funcionalidad y visión de negocio», en la que la creatividad es la base de todo. «Nosotros no somos estilistas, sino creadores, y he de decir que hay una diferencia muy grande entre decoración e interiorismo. El valor fundamental del interiorismo radica en la atemporalidad y en el racionalismo».Para Gimeno, el diseño no solo debe salir a las calles, sino entrar en las escuelas. «Hay que educar en el diseño. Debería estudiarse igual que se estudia música, porque es creatividad y eso es necesario para un economista o un profesor. El diseño sirve para afrontar la vida».En esa comunicación con la ciudadanía destaca el trabajo realizado por las ocho empresas de Porcelanosa Grupo. «Porcelanosa Grupo se ha reciclado y modernizado cada día. Una de las cosas más interesantes que ha creado es esa relación entre el diseñador y el cliente, en la que el creativo va por delante del fin comercial», concluye.
Adriana Nicolau